Diferencia entre un cultivar y una variedad de marihuana

Diferencia entre un cultivar y una variedad de marihuana

  • Desde hace algún tiempo, algunas publicaciones especializadas en el mundo del cannabis han empezado a utilizar un nuevo término prácticamente como sinónimo de la palabra variedad: cultivar.
  • ¿Se trata de un neologismo o existen diferencias reales entre estas dos denominaciones?
  • En este artículo te explicamos las diferencias entre estos dos términos.

Navegando en webs cannábicas de todo tipo, hemos observado que en los últimos años se ha empezado a utilizar una nueva palabra para designar lo que hasta ahora se denominaba variedad: cultivar.

¿Qué es en realidad un cultivar? ¿Es una nueva denominación relativa a los rasgos propios de un vegetal a nivel hortícola o botánico? ¿O es simplemente un neologismo?

Cuando vemos que la terminología utilizada para clasificar diferentes especies o tipos de marihuana, como es el caso de Sativa e Indica, ha perdido su sentido inicial, conviene recordar que estos términos se utilizaban para diferenciar las plantas en cuanto a su desarrollo estructural (forma y tamaño de las hojas, tamaño de la planta, espacio intermodal, etc).

La evolución del mundo de la marihuana ha visto asociada esta terminología a un tipo de efecto, lo que la ha convertido en una clasificación por su efecto, y ello implica una evolución paulatina, cambio o deformación del significado original de estas dos denominaciones.

Por lo tanto, nos preguntamos si el uso del termino cultivar no será un malentendido de este mismo tipo.

¿Qué es un cultivar de marihuana?

Cultivar es la abreviatura de “Cultivated Variety” en inglés, es decir: “variedad cultivada“, lo que implica una categoría hortícola y no taxonómica como se podría suponer a primera vista.

Se utiliza para describir una planta que ha sido seleccionadamodificada o mejorada con la intervención del hombre. Se trata de un híbrido creado, voluntariamente o por azar, cultivado y seleccionado en un entorno natural o en un ambiente que reproduce unas condiciones idénticas a las de la naturaleza.

Sin embargo, debe quedar suficientemente claro que el cultivar presenta unas características diferenciadoras con las que poder justificar una denominación específica propia y única. En este caso, el origen de la genética utilizada no se mantiene, sin embargo, hay que ser capaz de demostrar que las características generales de la planta o híbrido obtenido son diferentes a las de la planta o híbrido fuente, y que proceden de un proceso real de selección.

La descendencia genética de los cultivares obtenidos a partir de la reproducción de esquejes asegura la multiplicación de replicas genéticamente idénticas, y, por lo tanto, presentan características exactas en todos los aspectos.

Para obtener un buen cultivar en forma de semilla de marihuana, hay que realizar varios retrocruces durante varias generaciones (breeding), es la pauta obligada a seguir para fijar la identidad exacta del cultivar original y conseguir una versión estable y viable.

Existe un organismo internacional responsable del registro de cultivares; la Autoridad Internacional de Registro de Cultivares. Se trata de una gestión de carácter voluntario que no tiene ninguna relación con la caracterización de un vegetal en relación a los derechos de propiedad intelectual.

El papel de este organismo regulador es únicamente ratificar la veracidad de la diferenciación y clasificación de un cultivar del que se solicite un registro oficial. La obtención de los derechos legales necesarios para otras gestiones administrativas oficiales más complejas se suelen realizar a través de programas de investigación integrales o en colaboración con organismos institucionales.

¿Qué es una variedad de marihuana?

A continuación te explicamos qué es una variedad vegetal desde el punto de vista de la clasificación botánica. También te indicamos cómo distinguir fácilmente una cepa de una subespecie y de una Landrace.

Variedad

En botánica, una variedad vegetal representa una categoría taxonómica de nivel inferior a la categoría especie. Cuando los individuos de una misma especie evolucionan de manera diferente, por razones genéticas, en un hábitat similar, y muestran cambios característicos, acreditados, distintivos y totalmente naturales, entonces se puede hablar de una variedad vegetal.

Por lo tanto, a diferencia del cultivar, una variedad sufre el cambio de forma natural, sin necesidad de la intervención del hombre. Lamentablemente, hoy en día, mucha gente utiliza equivocadamente la palabra cultivar para referirse en realidad a una variedad.

Cepa

Tampoco hay que confundir una cepa con una variedad. El termino cepa se utiliza a menudo en microbiología y virología para describir una variedad o un subtipo genético de un microorganismo.

Esta terminología se utiliza rara vez en el mundo de la botánica. A veces se emplea en la reproducción, pero su uso más frecuente concierne a la modificación genética. El termino cepa se puede emplear de forma correcta, si los genes de una planta han sido modificados.

Subespecie

Igual que el género y las especies, la subespecie es una categoría taxonómica clasificada por debajo de las especies. Las subespecies son aisladas de otros individuos de su especie en un hábitat diferente.

Genéticamente es posible que una subespecie se cruce con otros individuos de la misma especie, pero debido a su aislamiento, esto no se puede producir de forma natural. Por ello, las subespecies pueden presentar características diferentes de las de otros individuos de su misma especie.

Landrace

Esta denominación no corresponde a una clasificación taxonómica, hace referencia a poblaciones de individuos domesticados y adaptados a un hábitat local concreto. Una Landrace es una mezcla a medio camino entre una variedad y un cultivar ya que está influenciada por la selección humana y por el medio natural.

La principal ventaja de su condición endémica es que, al estar adaptadas al mismo medio durante muchas generaciones, son variedades muy estables, con una producción uniforme, y disponen de un sistema inmunitario muy resistente de cara a los patógenos y plagas presentes en el medio de origen.

Son óptimas para estabilizar polihíbridos complejos o para mejorar diferentes características de híbridos con carencias a nivel de calidad, inmunidad o productividad. Lamentablemente, debido a la globalización y al éxodo masivo hacia las ciudades, las Landrace se van convirtiendo poco a poco en un vestigio del pasado.

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *