El papel del mulch en el cultivo de marihuana

El papel del mulch en el cultivo de marihuana

  • El cultivo orgánico de marihuana se puede equiparar a la producción de alimentos y de productos biológicos. En ambos casos se trata de una tendencia muy en auge, respetuosa con el medio ambiente y beneficiosa para todos.
  • Para obtener alimentos orgánicos de calidad es esencial contar con una tierra sana y equilibrada, ya que es el cimiento que influye directamente en el desarrollo de la planta y en el resultado final. Hoy nos vamos a centrar en una zona concreta; la capa protectora superficial denominada mulch, mantillo o abono orgánico.
  • A continuación te contamos al detalle qué es el mantillo, cuál es su composición, cuáles son sus ventajas y cuáles son los valores añadidos que aporta su uso como elemento protector en un cultivo biológico de marihuana.

La composición y la estructura del suelo son dos de los aspectos principales para que el crecimiento y el desarrollo general de las plantas de marihuana evolucionen de forma óptima durante el ciclo completo de vida.

Con mucha frecuencia no reparamos en una parte del sustrato que juega un papel fundamental; el mantillo. Una capa protectora que se sitúa sobre la superficie del suelo.

Esta capa aislante del sustrato se puede utilizar en los cultivos de interior, pero su uso es sobre todo ideal y muy recomendado en los cultivos de marihuana de exterior. Cuando leas este artículo te percatarás de que el mantillo es un aliado indiscutible para las plantas que se cultivan en regiones con climas calurosos, seco, y fríos.

El papel del mantillo en el cultivo de marihuana

El mulch, más conocido como mantillo, es una capa protectora que se coloca sobre la superficie del suelo. Su espesor varia en función de las condiciones climáticas del lugar de cultivo, y su uso es muy conveniente y eficaz para evitar la evaporación excesiva de agua, para favorecer la retención de agua en el suelo y para impedir variaciones extremas de temperatura.

El mantillo contiene, normalmente, desechos orgánicos de diferentes tipos, como es el caso de los residuos forestales reciclados de orígenes muy variados. Lo más habitual es que esté elaborado con restos del bosque, restos vegetales de cosechas anteriores (tallos y hojas triturados), virutas de madera, corteza de árbol, ramitas o heno. Además el heno es un excelente abono natural ya que potencia la fijación del nitrógeno en el suelo.

Para preparar el mulch se puede utilizar también la hierba del jardín triturada después de cortarla. Pero hay que tener cuidado, y antes de utilizarla hay que verificar que no contenga trazas de pesticidas o fertilizantes químicos.

El mantillo es uno de los mejores aliados para el cultivo de marihuana en exterior, pero si queremos obtener flores biológicas inocuas, deliciosas y de calidad, hay que prestar mucha atención a la elección de sus componentes.

De lo contrario, es muy probable que encontremos trazas en la cosecha. El mulch es apto para el cultivo de interior si se cultiva con un método orgánico, con abonos biológicos, véase por ejemplo “No-Till”; un abono que utiliza un “suelo vivo“, que requiere una experiencia previa para conseguir el objetivo. En el caso de los cultivos de exterior, el uso del mantillo es siempre un opción perfecta.

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *