Planta del mes: ‘Madre de miles’, un prodigio de la evolución con gran potencial farmacológico

Planta del mes: ‘Madre de miles’, un prodigio de la evolución con gran potencial farmacológico

  • Madre de miles es una criadora superlativa por necesidad: en algún lugar de la línea de tiempo evolutiva perdió la capacidad de producir semillas, por lo que la carga de la reproducción cayó principalmente en sus hojas.
  • A medida que la planta madura, se desarrollan espuelas en forma de cuchara a lo largo de la periferia de sus hojas, y cada una produce un clon en miniatura de la madre.
  • Sabemos que estas plantas tienen principios activos que potencialmente pueden tener futuro en la lucha contra el cáncer. Pero también sabemos que su uso no está libre de riesgos.

En el sur de Madagascar, muchas plantas pueden adaptarse para crecer donde otras no lo podrían hacer. Pero solo las plantas muy especiales pueden adaptarse al clima extremadamente seco y cálido. Una de ellas es la comúnmente conocida como ‘madre de miles’, una suculenta (del latín suculentus, ‘jugoso’) que recibe el nombre científico de Kalanchoe daigremontiana, aunque todavía no está claro si la especie debe asignarse al género Kalanchoe o al género Bryophyllum, que deriva de bryo (brotar, crecer) y phyllum (hoja), en referencia a las pequeñas plántulas que brotan en los márgenes de las hojas, una característica distintiva del género. Estos brotes al caer al suelo y enraizar van generando nuevas plantas que se propagan interminablemente.

La planta fue descrita científicamente por primera vez en 1914 por los botánicos franceses Raymond-Hamet y Perrier de la Bâthie. Dedicaron el nombre a la pareja Monsieur y Madame Daigremont, coleccionistas de plantas y miembros de la Sociedad Botánica en Francia. Sin embargo hoy en día se la puede reconocer también por nombres como aranto, siempre viva, planta cocodrilo o espinazo del diablo.

La madre de miles crece principalmente durante la temporada de lluvias, que es muy corta en el sur de Madagascar, de solo unos pocos meses. En buenas condiciones, puede crecer hasta un metro y medio de altura, con gruesas hojas triangulares puntiagudas de color verde en la parte superior, con tonos violetas en la parte inferior. Estas hojas sirven como depósito de agua para la planta. Tan pronto como llegue la estación seca al sur de Madagascar, la madre de miles debe alimentarse del depósito de agua de sus hojas. Así puede sobrevivir durante meses sin riego.

Unas características reproductivas insólitas

Los bordes de las hojas están llenos de pequeñas muescas, que tienen una función especial. En las puntas de estas hojas con muescas, se forman innumerables brotes reproductivos. Estas pequeños plántulas o “hijos” caen al suelo al menor contacto y forman directamente nuevas plantas. Esto permite que la madre de miles se reproduzca incluso en los años cuando llueve poco o nada.

Las plantas adultas también pueden desarrollar raíces laterales en las estructuras de su tallo principal. Las hojas tienden a desarrollarse en la parte alta del tallo, que alcanza así gran peso; esto provoca que el tallo principal se doble hacia abajo y emita raíces laterales, produciendo finalmente, el desarrollo de nuevos tallos primarios que se establecerán como plantas independientes.

Debido a su fácil reproducción, el Kalanchoe daigremontiana se cultiva fuera de Madagascar como planta de interior con gran éxito entre los jardineros domésticos, que gracias a la hibridación han visto gran profusión de formas y colores dónde elegir. Pero en exterior, por sus características, inhibe la repoblación de plantas nativas y modifica la biología del suelo en zonas semi-áridas, por lo que ha sido catalogada como una especie invasiva en zonas desérticas de países como Sudáfrica o Australia.

Otras virtudes botánicas

En las buenas estaciones lluviosas, el Kalanchoe daigremontiana también puede florecer de manera esporádica, de manera excepcional, aunque puede no llegar a hacerlo nunca. Un tallo largo crece hacia arriba desde el centro de la planta y, como un paraguas, abre una multitud de hermosas flores acampanadas de color rosa o rojo que apuntan hacia el suelo. Cuando la planta es polinizada, produce cuatro pequeños frutos por flor. Estos últimos caen al suelo con semillas de menos de un milímetro de tamaño. El agua de la estación lluviosa descompone la fruta y esparce las semillas en la arena, donde brotan y se convierten en una planta independiente.

Para poder realizar la fotosíntesis a pesar de las condiciones adversas, la madre de miles ha ideado algo. Mientras que la mayoría de las plantas absorben y fijan el dióxido de carbono durante el día, este kalanchoe realiza la llamada fotosíntesis CAM (metabolismo del ácido crasuláceo) donde se absorbe CO2 especialmente de noche y se almacena temporalmente para descomponerse durante el día, liberando oxígeno al medio ambiente.

Como resultado del almacenamiento intermedio, el valor de pH en las hojas de la planta cae en el rango ácido por la noche y solo aumenta nuevamente durante el día. La ventaja del mecanismo CAM es que las plantas, durante las horas más calientes, mantienen sus estomas cerrados, por ello se reduce considerablemente la pérdida de agua por transpiración.

Usos medicinales de la madre de miles

En Madagascar, las plantas medicinales tradicionales todavía se usan mucho, especialmente en el sur, debido a la falta de medicina moderna. Y la madre de los miles, como no podía ser de otra forma, se considera una planta medicinal contra el parto prematuro en mujeres embarazadas y se usa en casos de infertilidad.

Pero su espectro curativo es muy amplio, pues tradicionalmente también es efectiva contra el reumatismo, inflamaciones, hipertensión, cólicos renales, diarreas, heridas profundas, infecciones, quemaduras, abscesos…

Uno de los compuestos de interés científico en estas plantas son los bufadienólidos, llamados así porque se identificaron por primera vez en los sapos del género Bufo. Se sabe que, en determinadas circunstancias, algunos bufadenólidos han mostrado tener propiedades antitumorales en experimentos tanto in vitro como in vivo. Pero, (y este es un pero muy importante) los estudios in vivo sólo se han realizado hasta la fecha en ratones, con resultados prometedores.

Sin embargo estas propiedades medicinales son un arma de doble filo, ya que su uso no está exento de peligro, porque la planta contiene el esteroide daigremontianina. Es solo uno de los cinco bufadienólidos conocidos que contiene el Kalanchoe daigremontiana y su contenido en las hojas es diferente para cada planta. La cantidad de este “veneno” depende de la ubicación, el agua disponible, la planta individual y la estación. La daigremontianina puede provocar insuficiencia cardíaca y renal si la concentración es demasiado alta. Por su parte, el consumo prolongado, aunque sea de dosis bajas , puede provocar una intoxicación crónica.

Por estos motivos, la madre de miles puede considerarse una prometedora vía de investigación científica y farmacéutica que quizá en el futuro ofrezca nuevos tratamientos para enfermedades como el cáncer, pero a día de hoy no es aconsejable consumir la planta por su toxicidad.

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *